Después de que el micelio de Cordyceps crece en el cuerpo del insecto y se forman los esclerocios, el insecto permanece muerto, pero la descomposición no ocurre bien si el ambiente no es favorable para la formación del cuerpo fructífero incluso después de que el insecto esté muerto.

Además, Cordyceps forma cuerpos fructíferos en suelo húmedo y existe sin pudrirse aunque haya mucha humedad. Este fenómeno implica la posibilidad de que Cordyceps contenga sustancias antibacterianas. De hecho, Cunningham y otros aislaron una sustancia antibacteriana llamada Cordycepin de Cordyceps Militaris, y Kneifel y otros aislaron una sustancia antibacteriana llamada Ophiocordin de C. Ophioglossoides.

El Dr. Yamada y otros del Centro de Medicina Oriental de Japón midieron el efecto antitumoral del glucano aislado de Cordyceps. Se trasplantaron células peritoneales de sacorma 180 de 7 días de edad (células tumorales benignas) a ratones, y se observó el crecimiento de células tumorales durante 30 días. A continuación, se diseccionó el ratón, se extrajeron las células tumorales y se midió el peso para analizar el grado de crecimiento del tumor. En ese momento, a un grupo se le inyectó solución salina fisiológica y al otro grupo se le inyectó una sustancia llamada glucano, un polisacárido aislado de Cordyceps, todos los días durante 10 días después del trasplante de células tumorales. Como resultado del experimento, el peso medio de las células tumorales del grupo no tratado fue de 1,59 g, pero el peso de las células tumorales del grupo al que se inyectó glucano fue de 0-0,20 gy los tumores se suprimieron en un 87,6-100 %. Esto sugiere que, al menos en ratones, las sustancias contenidas en Cordyceps pueden inhibir por completo el crecimiento de las células tumorales trasplantadas.

Las sustancias antibacterianas que inhiben el crecimiento de microorganismos generales o patógenos también pueden inhibir el crecimiento de células tumorales o cancerosas. Sin embargo, dado que no todos los Cordyceps u Ophiocordin contienen Cordycepin antibacteriano, parece difícil afirmar uniformemente que Cordyceps tiene efectos antitumorales. Además, incluso si está presente una sustancia antibacteriana, el efecto antibacteriano variará dependiendo del contenido. El profesor Miyazaki de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Tokio, Japón, informó que una sustancia que contiene un grupo galactomanano en el polisacárido de Cordyceps mostró un efecto antitumoral. Sin embargo, el Dr. Kuo et al. confirmó el efecto del extracto de Cordyceps para inhibir el crecimiento de las líneas celulares tumorales K562, Vero, Wish, Calu-1 y Raji, pero dijo que el principio activo no era cordicepina ni polisacárido, sino una sustancia nueva. Por lo tanto, se sugirió que puede haber sustancias antitumorales que aún no se han identificado además de las sustancias conocidas en Cordyceps. Después de todo, el efecto antitumoral de Cordyceps puede deberse a la acción directa de la sustancia antitumoral o quizás al resultado de polisacáridos u otras sustancias que aumentan la función inmunológica del ratón. En la actualidad, se ha investigado el fenómeno de que la Cordycepin contenida en Cordyceps exhibe un efecto antitumoral, pero el mecanismo de acción aún no se ha aclarado claramente. Sin embargo, incluso si el mecanismo no se comprende bien, el fenómeno no puede ignorarse, por lo que se considera que es necesario centrarse en los ensayos clínicos sobre la función curativa de Cordyceps en relación con varios tipos de cáncer.

Por otro lado, dado que el experimento anterior se realizó en ratones, se cree que la base científica para afirmar que el mismo efecto aparece en humanos con diferentes fenómenos fisiológicos es insuficiente. El cáncer, que es la preocupación pública número 1 de toda la humanidad, ha sido estudiado innumerables veces, pero aún no se ha desarrollado un tratamiento refrescante. Esto significa que conquistar el cáncer es así de difícil. En esta línea, debemos centrarnos más en la investigación sobre cómo curar el cáncer, y se necesita una inversión audaz en la investigación de Cordyceps, que contiene sustancias antibacterianas y tiene un alto potencial para inhibir la proliferación de células tumorales o cancerosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.